LA NATURALEZA

La Naturaleza es la expresión de la Vida en sí misma, es nuestro hábitat y todos los seres que habitan en ella nuestra familia.

Pertenecemos a la Naturaleza y somos parte de ella.

Los reinos que incluye la Naturaleza son: el reino mineral, el reino vegetal, el reino animal, el reino humano, y en otros planos más sutiles, el reino dévico y el reino espiritual.

En el camino por un bosque, el contemplar del cielo, escuchar un arroyo, o mirar una puesta de sol, sumergiéndonos en ella, podemos encontrar con facilidad la quietud que nos lleva a sentir con más claridad y profundidad nuestro Ser, e inevitablemente, la Unión con ella.

La belleza que nos refleja continuamente la Naturaleza, es un regalo para nuestros sentidos y nuestra alma, que encuentra en sus sonidos, sus silencios y su caricia, fácilmente regocijo, calma y claridad. 

Algunas de las antiguas culturas, que estuvieron más en conexión con su interior, honraron la Naturaleza y hablaron de su sacralidad, de su esencia sagrada. Entrar en profunda fusión con ella abre la puerta a sentir esa Unión sagrada que hay en todo y de la que formamos parte.

Somos parte de la Naturaleza y vivir en armonía con ella, sus ciclos y ritmos causa una profunda sensación de paz y bienestar.

Ella responde a nuestro amor y cuidados, y especialmente cuando reconocemos su esencia, emanando más vida, armonía, belleza y amor.